Ser buen amante no depende de la cantidad de experiencias previas o de la información que tengas sobre sexo. Explotar de placer a solas a junto a tu pareja necesita de:

Conocer tu cuerpo: aprender a descubrir, identificar y estimular tus puntos de gozo.

Desgenitalizar el sexo: tu cuerpo está capacitado para sentir placer de la cabeza a los pies ¿Por qué poner el foco en los genitales?

Desinhibirte: entregarte al momento y aprovechar lo que surja.

Tanto en pareja como a solas, disfrutar del sexo requiere reaprender en cada encuentro.

¿Quieres más ideas para vencer la rutina? Click aquí