Disfrutar del sexo oral puede ser misión imposible por diferentes razones. Trabajar sobre lo que genera repulsión, te permitirá gozar de una sexualidad plena:

  • Revisa tus creencias: pensar que es inapropiado o inmoral limita mentalmente.
  • Si te da “asco” identifica la razón: falta de higiene, PH de la piel o enfermedades genitales ocasionan malos olores. Reconocer el problema permite buscar la solución.
  • Aprende a practicarlo: orienta a tu pareja y déjate orientar. Descubran entre ambos qué les satisface.

Tener experiencia no es sinónimo de éxito en el sexo. Cada cuerpo tiene puntos distintos de placer.